El video documental de Santiago Fredes, Verano en Colony Park, describe dos maneras de conectarse con la naturaleza del delta. Lo hace a partir de observar filmaciones con la propuesta comercial de Colony Park, un megaemprendimiento trunco en el delta tigrense. Los pobladores trabajan y  viven en armonía con la naturaleza del lugar. Los potenciales clientes del megaempredimiento penetran con sus visiones consumistas e ignoran que el hábitat pone sus condiciones. Se proyectó el fin de semana en La Trinchera Cultural, en San Fernando.

Más sobre el video documental: click aquí

El amplio galpón que se abre al arte y la cultura locales

La Trinchera Cultural (3 de Febrero al 200, San Fernando) es un centro de actividades sociales artísticas y culturales, de la organización social y política, Marabunta. El viernes último reunió gran cantidad de público -la mayoría jóvenes- en torno a la proyección del documental, Verano en Colony Park, del artista visual tigrense, Santiago Fredes.

Colony Park  es una marca trunca pero conocida en la zona hace más de una década. Pues pretendía construir en el delta un barrio privado -iba a venderse a U$S 250 y U$S 300 el m2- en un sector de humedales sobre los ríos Luján, Canal Vinculación y Arroyo Pacú. Llegó a hacer desaparecer un hilo de agua, el arroyo Anguila.  

Actualmente, merced a la oposición de pobladores y asambleas ambientalistas, duerme en las redes de la Justicia. Es un proceso en curso, no concluido, pero con todo lo informado y acontecido, entre todo esto, fallos en contra de que se destruya el medioambiente delteño para esto,  difícilmente pueda concretarse alguna vez.

El video documental de Fredes tiene la virtud de describir claramente la posición, ante el avance de desarrollos inmobiliarios, de los isleños, y las asambleas de ambientalistas, donde estos participan activamente. Y también la de los potenciales clientes del emprendimiento. Además muestra que la naturaleza no es un actor pasivo.

La producción toma imágenes de referentes del ambientalismo; de autoridades municipales de Tigre y San Fernando (el proyecto abarcaba ambas jurisdicciones); de científicos. Y pasa revista por el tratamiento sobre el tema que ofrecían los medios nacionales en el pico del debate social por la construcción del megaemprendimiento.

Proyección y debate

Una de las voces isleñas que aparece en el video de Fredes: Martín Nunziata

Así puede verse como los pobladores isleños explican que es necesario vivir en armonía con los valores y la naturaleza del lugar. De otra forma se producen resistencias muy complejas que afectan no solamente a los lugareños, sino a toda la sociedad. Como inundaciones, plagas y contaminación difíciles de parar.

Por otra parte se ve como la propaganda azuza la idea de que el bienestar se puede comprar y ya. Y los potenciales clientes del megaemprendimiento llegan al lugar, sin advertir el cambio de hábitat. Trasladan sus prácticas consumistas. Ruidos. Sus maneras de conducirse sin reparar en el contexto. Y llegan las consecuencias.

Tras la proyección se generó un espacio de debate entre el público. Estaba también el artista Fredes. Había miembros de la cooperativa isleña Isla Esperanza, que trabajaba en el arroyo Anguila. Y estuvo asimismo, la socióloga -e investigadora anfibia- Sofía Astelarra, una de las voces que aparece en el video documental de Fredes.

“Las obras de arte son la posibilidad de armar un espacio, mítico si se quiere, que funciona como una fogata en la cual podemos sentarnos alrededor y hablar”, señaló tras la proyección, Fredes, en diálogo con denorteanorte.com. “Que el público tenga su voz; que no sea solo la del artista., Y haya un intercambio” explicó en esa línea.

En el debate Fredes había considerado que el video trata de mostrar cómo “se narran los humedales como una tierra improductiva y vacía. Cuando no es así”. Luego señaló que en el artista la reflexión y la práctica no están escindidas. Por lo tanto la acción y la reflexión se dan al mismo tiempo y es lo que constituye el aporte a una causa.

Ambiente salud pandemia

De espaldas a la cámara (der.), la socióloga, Sofía Astelarra

La socióloga Astelarra destacó que el video revela la ligazón entre lo ambiental, lo social y lo económico. Desde esta perspectiva señaló que la pandemia deja el mismo aprendizaje. Algo que “se pudo y puede vivenciar en términos corporales y personales, y en términos de cómo se gobierna el ecosistema con políticas gubernamentales”.

“El problema que emerge con la pandemia -explicó- que tiene que ver con la salud fue por una cuestión que tiene que ver con las alteraciones ambientales. Entonces esto demuestra la salud humana y la salud ecosistémica no son idénticas pero si son parte de la misma problemática, la salud ecosocial”.

Por otra parte, la socióloga observó que la pandemia, asimismo, hizo percibir “el impacto que estamos teniendo y los efectos que generamos sobre los ecosistemas y sobre nuestra propia salud humana. Los ecosistemas sobre todo de humedales, a partir de la pandemia, son cada vez más degradados”.

En esta línea explicó que además “las crisis económica que genera toda esta situación de pandemia favoreció el avance de los emprendimientos extractivos como salida “salvadora” en la económico. Y esto genera, a la vez, mayor exposición a eventos como el COVID-19, pero también mayor avance sobre los modos de vida locales”.

Modelos locales

La socióloga valoró la posibilidad de “incrementar los modelos de organización social que problematicen el avance de emprendimientos extractivistas; los desarrollos inmobiliarios y los barrios cerrados”.  Y también los que visibilizan “los modos locales y las formas de vida alternativa, que ya existen, como la producción agroecológica”.

También señaló que “no tenemos solamente los ambientalismos de las organizaciones socioambientales. Sino los movimientos de comunidades locales que no se definen ambientalistas pero sin embargo tienen prácticas de convivencia con los ecosistemas. Hay una multiplicidad de actores y no pueden ser reducidos a uno solo”.

Verano en Colony Park forma parte de la obra integral, El río y la revuelta, realizada por Fredes, junto a su colega Eduardo Molinari. La obra se realizó para el Archivo Caminante, una iniciativa, para explorar las relaciones entre arte, historia y territorio, ideada por Casa Río y el Programa Humedales sin Fronteras, se informó.

Gustavo Camps