Sin eufemismos. Con Claridad. El secretario general de las CGT Zona Norte, el ferroviario Ricardo Lovaglio, convoca a las y los trabajadores a participar de las manifestaciones que para mañana, en apoyo de Cristina Fernández de Kirchner. Las organizan diferentes espacios y fuerzas políticas -entre ellos el peronismo y el kirchnerismo- y organizaciones sociales. Marcharán en plazas y lugares públicos contra lo que consideran un intento de proscripción y de lawfare para neutralizar la acción política de la líder, actual vicepresidenta de la Nación.

Por Ricardo Lovaglio*

Intentar construir una sociedad más justa y equitativa y mejorar los ingresos de los trabajadores no está dentro de los proyectos de los sectores acaudalados de nuestra sociedad. La sola mención de algún propósito que tienda a mejorar esa situación angustiante convierte a quien la insinúe en un enemigo. Y por añadidura se lo tildará de progresista (palabra usada por las derechas como algo muy dañino en los países que buscan mejorar la situación de su pueblo).

Nuestra historia muestra una larga lista de persecuciones a líderes populares. Las herramientas utilizadas para dicho acoso fueron variando con el tiempo. Pero los autores siempre pertenecieron al mismo sector, con el apoyo de las corporaciones de medios, militares o jueces. Como instrumento fundamental para disciplinar a quien osara contradecir o perjudicar sus derechos autoadjudicados. 

“Por eso y no por otras cuestiones es que la clase burguesa se pone nerviosa.
Y ataca a los líderes populares.”

En San Fernando la manifestación se convoca en Carupá

No podemos permitir, y los antecedentes de la región así lo indican, que nuestra principal referente política sufra la injusta justicia patrocinada por este grupo ¿Hasta cuándo vamos a seguir tolerando iniquidades? El reparto de la riqueza generada por las y los trabajadores de nuestro país, que de manera muy sutil nos fueron arrebatando durante los períodos que gobernó la derecha, mejoró sustancialmente y hasta alcanzó porcentajes históricos durante los gobiernos peronistas.

Por eso y no por otras cuestiones es que la clase burguesa se pone nerviosa. Y ataca a los líderes populares. Sus privilegios y la eterna lucha por oprimir a los trabajadores jamás puede desafiarse sin pagar un costo. Que en muchos casos fue alto y doloroso para quienes lo recibieron.

Así las cosas, el derecho y la constitución son interpretadas a su gusto. Y convierten, según su antojadiza definición, un gobierno elegido de manera democrática en una asociación ilícita.  En un burdo intento de condicionar a quienes, como funcionarios, son los encargados de tomar decisiones. Buscan disciplinar a todo aquel que intente enfrentarlos. No defraudemos las esperanzas puestas en nuestros líderes. Con el respaldando y el apoyo popular, unidos dentro del movimiento obrero, daremos la lucha para derrotar de una vez la prepotencia de quienes se adjudican ser dueños de nuestro futuro. Nuestra compañera Cristina merece nuestro apoyo.

*Dirigente ferroviario (UF) secretario general de la CGT Zona Norte.