El militante peronista de San Martín, Andrés Pavón, tras el atentado a Cristina Fernández de Kirchner retoma sus columnas para hablar de magnicidios y golpes en Latinoamérica, desde una perspectiva histórica. La enumeración no es completa, ni lo quiere ser. Sin embargo, si es otro llamado de atención, sin lugar a duda, para no repetir errores, y para que efectivamente se termine con el odio y la violencia política. 

Por Andrés Pavón* 

La escalada de violencia cargada de odio de clase de cierta oposición y sus medios de comunicación afines llegó a su punto más alto. Si el disparo contra la Vicepresidenta hubiera salido estaríamos, seguramente, en los inicios de una guerra civil. Que también se llevaría la vida de muchas y muchos. Y otra vez de los nuestros además.  

Recordemos que algo parecido, pero con peor resultado, ocurrió en 1948 en Colombia. Entonces fue asesinado el principal candidato, con posibilidad certera de ganar las elecciones de 1950. Esto desató una escalada de violencia que enlutó a todo el pueblo colombiano. El crimen de Jorge Eliécer Gaitán, que dio lugar al “Bogotazo” nunca se esclareció.  

La violencia continuó. Entre el 2000 y el 2016 recién hubo negociaciones de paz. Que se logró a 70 años del asesinato de Gaitán. Una hipótesis verosímil es que el único fin de aquel crimen político fue frenar la llegada del socialismo al poder en Colombia. Aquel momento político a fines de los años ´40 también guardaba similitudes con el actual.  

Escenario actual 

En la actualidad, votos mediante, es casi seguro el triunfo del compañero Lula Da Silva en Brasil. Gabriel Boric en Chile acaba de ganar las elecciones. Andrés Manuel López López Obrador gobierna en México desde 2018. El compañero Maduro gobierna en Venezuela. El sindicalista Pedro Castillo es presidente en Perú.  

Además Luis Arce, con fuerte protagonismo del compañero Evo Morales, gobierna la República Plurinacional de Bolivia, después de un golpe. En nuestra Argentina, en tanto, después de un período en el que la derecha pasó sin gloria, la compañera Cristina  se está posicionando como una potencial candidata con muchas posibilidades de ganar.  

También tenemos que recordar que en aquellos años del asesinato de Gaitán estaba Getulio Vargas (de extracción popular) como presidente de Brasil. Y en la Argentina gobernaba Perón. Vargas de suicidó un 24 de agosto de 1954, en su despacho, en Río de Janeiro, en medio de mentiras y conspiraciones para terminar con su gobierno.  

“Luché contra las privaciones en el Brasil. Luché con el pecho abierto. Pero el odio, las infamias, la calumnia, no abatirán mi ánimo. Les daré mi vida”, señaló Vargas en su testamento político. En la Argentina, un año después, tras los bombardeos de la Marina a civiles, en la Plaza de Mayo, sobrevendría el golpe al general Perón. Por favor, basta de odio y violencia.  

*militante peronista de San Martín. Obrero de la construcción, estudiante de Ciencias Políticas en la UNSAM.