El recordado y querido padre Pancho Soares, asesinado en febrero de 1976 por su solidaridad con los vulnerados, su compromiso social y por la defensa de los derechos humanos, será afiliado post mortem al sindicato de Ladrilleros (UOLRA). La  Comisión de Derechos Humanos de Tigre Padre Pancho Soares acordó con la CGT el reconocimiento. El organismo de derechos humanos recordó que el padre Pancho, asimismo, más allá de llevar los hábitos trabajaba, como una opción de vida. El acto será este viernes 9, a las 18, en la Parroquia Ntra.  Señora de Carupá (Larrea 500, Tigre).    

El 13 de febrero de 1976 el padre Pancho Soares fue asesinado, junto a su hermano de sangre, Arnoldo. La razón es que el padre Pancho dedicaba la vida a los más pobres a través de su fe en Jesucristo. Era solidario. Defendía los derechos humanos y tenía un compromiso social inquebrantable. Así lo recuerda hasta el presente su comunidad.

Lo cierto es que además, los hábitos no le impedían trabajar. Y lo hacía en el barrio como un obrero más. Como empleado en algún sitio. O en cooperativas de trabajo,  junto a otros vecinos, que a veces el mismo organizó. Así lo recordaba el historiador, Marcelo Magne, de la Comisión de derechos humanos Pancho Soares.

“Más allá del rol sacerdotal de Pancho, de ser solidario y de lo que hizo por el barrio, él tuvo un papel preponderante como cura obrero, trabajador.  Si bien era un movimiento en Europa, después se trasladó a la Argentina, y aquí hubo casos de curas que asumieron el compromiso del trabajo y Pancho fue de los primeros”, explicó Magne.

El flyer de la Comisión de Derechos Humanos de Tigre Padre Pancho Soares

Cura y trabajador

“Antes del concilio (1965) Pancho ya era obrero” destacó. El historiador recordó asimismo que Pancho trabajó de manera cooperativa en un taller donde se grababan plantillas de calzado con una marca comercial. También en una fábrica de baldosas (de allí la relación con UOLRA) . Y trabajó como contable en un supermercado; y hacia traducciones del francés.

La Comisión de Derechos Humanos Padre Pancho Soares se contactó con la secretaría de la CGT nacional y acodaron que el Sindicato de Ladrilleros (UOLRA) le otorgará la afiliación post mortem como reconocimiento a su trabajo. El acto será el viernes 9, a las 18, en la parroquia Nuestra Señora de Carupá (Larrea al 500, Tigre).

Tras el acto de afiliación, habrá una celebración oficiada por el obispo de la Diócesis de San Isidro, Oscar Ojea. Y se colocará una plaqueta conmemorativa. Además de directivos de la CGT Zona Norte y de la CGT nacional, y de Ladrilleros (UOLRA)  habrá también representantes del central de trabajadores CTA y CTA Autónoma, entre otros.   

GC