Conocida la noticia del fallecimiento de Héctor Polino, en su columna el doctor Prado lo recuerda y valora su coherencia y “su acción política inclaudicable”.  El Partido Socialista de Vicente López también expresó su pesar al señalar: “Despedimos a este gran socialista militante incansable. Coherente en su acción y defensor de las ideas socialistas”. La honesta trayectoria de Polino es reconocida por infinidad de organizaciones de la sociedad civil, y referentes sociales.

Por Juan José Prado*

Transitamos las anchas galerías de la Facultad de Derecho recién inauguradas. Nuestros 18 años nos permitían dar rienda suelta a utopías y quimeras inalcanzables.  El encuentro con Héctor Polino fue el ideológico. En la agrupación JUS –Juventud Universitaria Socialista-.

Desde aquel entonces la vida nos unió por diversas circunstancias. Polino representó la definición de los auténticos socialistas. Aunque los años pasaron nunca perdió la impronta juvenil. Y su inclaudicable confrontación contra la injusticia. Dejó de lado su quehacer como Maestro Mayor de Obra por la causa. Recuerdo algunos carteles que daban cuenta de su participación en el gremio de la construcción. 

En él fue más fuerte la necesidad de construir las herramientas que pudieran dar rienda suelta a sus ideales. Para luchar por  una sociedad más justa. Y por ello es, además,  emprendió y concretó la carrera de abogacía. Pero no voy a detenerme en resaltar su trayectoria. Es ampliamente reconocida su tarea como legislador.

Con dolor por su partida me limito  recordar y señalar la coherencia de su pensamiento. Y en especial su acción política inclaudicable. Nadie ignora, además, su lucha por la mejor distribución de la riqueza. Sus denuncias contra la especulación en precios y medidas desde Consumidores Libres, un espacio que él mismo creó.

No era una faena menor. Por el contrario.  Él sabía que comenzar con las tareas menores es lo que permite descubrir y desempeñar las mayores obras. Un adiós al compañero y amigo Héctor Polino ¡Hasta pronto!

*Abogado. Ex presidente de la Asociación de Abogados de Buenos Aires AABA. Miembro de la Mesa Directiva de la APDH (Asamblea Permanente por los Derechos Humanos). Gran Maestro de la UBA.