La Plaza Mitre, de San Isidro como se la conoce popularmente, la plaza del reloj, es patrimonio histórico nacional. La puesta en valor que realiza la comuna tuvo la aprobación de la Comisión Nacional de Monumentos Lugares y Bienes Históricos de la Nación, informó el municipio. El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, recorrió las obras semanas atrás. La reinauguración se calcula para noviembre, desde el municipio.

El intendente Posse supervisó las obras que llegan al final

Una de las tareas más complejas de la puesta en valor de la Plaza Mitre, en el casco histórico de San Isidro, la constituyó, con sus meandros y bajadas, la obra hidráulica. Tiempo atrás cuando se calculaba que en octubre la obra estaría terminada lo explicaban desde espacios públicos. Días atrás lo explicó también Gustavo Posse.

El intendente sanisidrense recorrió las obras semanas atrás. Y señaló que la histórica plaza -la plaza del reloj, como se la conoce popularmente, en toda la región- en noviembre será reinaugurada. Las obras están en la etapa final. “Fueron muchas obras en simultáneo para recrear el ambiente de esta plaza fundacional”, evaluó.  

Ladrillos San Isidro

Los ladrillos con la nomenclatura "San Isidro, esperan atrás de la foto para ser usados por el trabajador

Luego explicó que la idea fue “replicarla como era en los años ‘50 con sus elementos originales y auténticos”. Otra de las características de la obra es que, por ejemplo, se reutilizaron ladrillos de fines de siglo XIX con el nombre de la ciudad, entre otros detalles que rescatan la tradición del lugar.  

Posse explicó que se colocó un colector pluvial sobre la calle Ituzaingó, conectado a otro que desemboca en Primera Junta y las vías del Tren de la Costa. “Esta plaza fue realizada sobre un baldío hace más de 100 años. En una barranca barrosa en la que el agua penetró hasta quebrarla”, explico Posse.

El intendente reconoció que la plaza del reloj “es un espacio público icónico de todos los sanisidrenses”. Justamente, uno de los elementos más importantes que se consideró en esta puesta en valor es el reloj floral, que con el paso de los años fue reformulado y ahora volverá a ser floral, dado su valor turístico.

AA