El reconocido abogado de derechos humanos y periodista, Pablo Llonto, encabezó una charla sobre las complicidades empresariales y civiles con la última dictadura cívico militar. El intendente Julio Zamora acompañó el desarrollo de la actividad en el Museo de la Reconquista, junto a la concejala, Gisela Zamora. Participaron vecinos y vecinas.; así como militantes. Y referentes de organismos de derechos humanos de la región, como la Comisión Memoria verdad y Justicia Zona Norte y del colectivo Historias Desobedientes, de hijos e hija de represores.  

El TOF N° 1 de San Martín condenó en 2019 al ex jefe de Seguridad de la fábrica automotriz de Gral. Pacheco Ford, Héctor Sibila, a 12 años de prisión, en cárcel común. Y al gerente de manufactura de la automotriz, Pedro Müller, a 10 años de prisión, también en cárcel común, por delitos de lesa humanidad.

Hubo al menos 24 actualmente ex trabajadores y delegados sindicales damnificados por los hechos. En el Museo de la Reconquista, el reconocido periodista y abogado de derechos humanos, Pablo Llonto, encabezó ayer un conversatorio sobre el rol empresarial en los delitos de lesa humanidad durante la última dictadura cívico militar.

Los jóvenes

El intendente de Tigre, Julio Zamora, y la concejala Gisela Zamora, participaron del evento. Junto con vecinos y vecinas hubo referentes y militantes de la Comisión Memoria Verdad y Justicia Zona Norte. También de la Comisión De derechos humanos Padre Pancho Soares; y del colectivo Historias Desobedientes, de familiares de represores.  

“Este es un momento -evaluó el abogado Llonto- en el que el pueblo argentino está removiendo un montón de historias a partir de la película Argentina 1985. Es clave entablar un diálogo con las y los jóvenes sobre los hechos, que si bien ocurrieron hace más de 40 años, tienen una vigencia total. Por eso la charla fue muy buena”.

Llonto, en relación a los derechos humanos explicó que “hay cuestiones que no debemos permitir que vuelvan a suceder ni en Argentina ni en el mundo”. Sobre el municipio reconoció que “hace mucho por las causas de memoria, verdad y justicia. Con señalizaciones donde vivieron las y los desaparecidos; el Espacio de Pacho Soares. Y eso es fundamental".

En su intervención -lo acompañaban en la mesa el secretario local de Desarrollo Económico y Relaciones con la Comunidad, Emiliano Mansilla, y la referente de derechos humanos, Lizu Salcedo- Llonto analizó las complicidades civiles y de empresas en las vulneraciones de derechos durante la última dictadura.

Pero además se explayó sobre las vinculaciones actuales y el rol empresario en la estructura de poder actual. “Fue un verdadero honor tener a Pablo Llonto (…) -señaló Zamora y destacó- Desde el municipio tenemos un fuerte compromiso desde hace muchos años para sacar a la superficie todo lo que respecta a los valores de memoria, verdad y justicia”.

No repetir errores

El intendente consideró que “esta clase de encuentros nos nutren. Y hace que nos demos cuenta hacia donde no debemos ir para evitar repetir los graves errores del pasado”. Desde el municipio también Mansilla destacó que el evento “forma parte de una política pública del Gobierno local que arrancó hace algunos años”.

La subsecretaria de Derechos Humanos y Juventud, Natalia Reynoso. “Pablo ha estado en todas las causas de delitos de lesa humanidad. Y técnicamente tiene mucho para aportar. Y tiene un compromiso desde hace más de 40 años”, reconoció sobre el abogado, También ponderó la visión del experto sobre los roles sociales en torno a los derechos humanos.

En esta línea Reynoso explicó: “En estos ítems de memoria, verdad y justicia hay que seguir reclamando que los juicios continúen. En ese sentido nos dio un buen panorama respecto a eso. Pero también sobre la obligación de la comunidad y el Estado de seguir bregando por esta causa”, manifestó.

Archivo de memoria de Tigre

Pablo Llonto militó en el Partido Socialista de los Trabajadores (PST). Eso lo acercó al Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) en 1982. Desde allí colaboró en la presentación de habeas corpus en casos de desapariciones forzadas y en el Juicio a las Juntas en 1985. Además representa y representó a víctimas en juicios de lesa humanidad.

Durante la última dictadura, en la región hubo diversas empresas responsables de desaparición de personas, que son parte del Archivo de la Memoria del Municipio de Tigre. Entre ellas, se encuentran: Mercedes Benz (35 trabajadores víctimas); Dalmine-Siderca (80 víctimas-39 desaparecidos); Lozadur-Cataneo (14 desaparecidos-2 asesinados); también Ford (37 víctimas-24 desaparecidos).

Además Grada-Grafanor (20 desaparecidos-3 Asesinados); Astilleros Río Santiago (70 secuestrados-13 asesinados-20 desaparecidos); Petroquímica Sudamericana (20 víctimas-1 asesinado); Swift (41 víctimas-6 asesinados- 10 desaparecidos); Molinos Río de la Plata (27 víctimas-21 desaparecidos); Fiat (52 desaparecidos); Astarsa Mestrina (51 víctimas), entre otras.

GC