Actualmente es la Escuela Media Nº 6 e Instituto Superior de Formación Docente  ISFD Nº 39. El 23 de octubre de 1976. Eduardo Muñiz, María y Leonora Zimermann, Pablo Meijide (hijo de la ex ministra Graciela F. Meijide); Gerardo Szerzon y su hermana Lía Szerzon fueron secuestrados primero, por la última dictadura cívico militar. Tiempo después, el 4 de julio de 1977, cayó Leticia Veraldi, en Cipolletti (Río Negro), donde los padres la habían enviado  para protegerla. En total hubo alrededor de 24 secuestros, y varias alumnas y alumnos fueron asesinados.

Luana Tanoira, estudiante del profesorado de Biología, recordó a Leticia Veraldi

Con actividades, el martes último y hoy viernes, organismos de derechos humanos locales y la comunidad educativa de las actuales Escuela Media Nº 6 e Instituto Superior de Formación Docente  ISFD Nº 39.-ex nacional de Vicente López- recuerdan a las y los estudiantes desaparecidos y asesinados por la última dictadura cívico militar.   

Las bandas dirigidas por el dictador Videla secuestraron a Eduardo Muñiz, María y Leonora Zimermann (hermanas) y Pablo Meijide (hijo de la ex ministra Graciela F. Meijide), el 23 de octubre de 1976, de madrugada. Días antes fue secuestrada, Liliana Caimi, embarazada. En abril del `76, las víctimas habían sido Gerardo Szerzon -y su hermana Lía, también-.

Y el 4 de julio de 1977 le tocó a Leticia Veraldi, en Cipolletti, dado que sus padres, enterados de la represión, intentaron protegerla y la enviaron a Río Negro. La Comisión Memoria Verdad y Justicia Zona Norte (CMVJZN), Baldosas por la Memoria, la comunidad educativa  y el sindicato SUTEBA no cejan en el recuerdo.  

Homenajes

Victoria habló del proceso largo y complejo por el cual pudo comprender que había sido víctima de una apropiación

El martes último, la hija recuperada, Victoria Montenegro -actualmente legisladora de la CABA- presentó su libro, Hasta ser Victoria. La obra testimonial narra todo el camino que recorrió desde negarse a reconocer su verdadera identidad, a asumirse como una niña apropiada por las fuerzas represivas de la dictadura.

La acompañaron la Madre de Plaza de Mayo, Vera Jarach (94); y la referente de la CMVJZN, y ex alumna del establecimiento de Vicente López, Adriana Taboada. Hoy viernes, a las 10,15, en la sede institucional que comparten el secundario y el profesorado, en Julián Alvarez 1459, habrá actividades organizadas por alumnos/as.

Luego, desde las 20, asimismo,  se descubrirán las placas que recuerdan a las y los siete alumnos asesinados. Como en otros años, el Deliberativo local declaró de Interés Municipal, el homenaje a las y los estudiantes. Hasta ahora asimismo, se los tiene presentes con una Baldosa por la Memoria, en la vereda del establecimiento.

Hasta ser Victoria

 

La Madre de plaza de mayo Vera Jarach valoró la participación

En un amplio salón, que quedó chico por la cantidad de participantes, el martes la hija recuperada Victoria Montenegro presentó el libro donde relata los avatares de su apropiación. Casi recen nacida Victoria fue secuestrada por un grupo paramilitar junto a sus padres, Hilda Ramona Torres y Roque Orlando Montenegro.

Con sus padres desaparecidos la niña fue apropiada e ilegalmente adoptada por un coronel, Herman Antonio Tetzlaff, y por su mujer, María del Carmen Eduartes. Los apropiadores le cambiaron la identidad. Pero en 1988, a instancias de Abuelas de Plaza de Mayo, una prueba hematológica reveló su verdadera filiación.  

En la charla Montenegro relató momentos de su infancia como niña apropiada. El apropiador le decía que “la había salvado de vivir con subversivos”. También habló de la violencia completamente naturalizada que vivía. Y sobre el juicio por apropiación, cuando al inicio defendía a su apropiador, como si fuera su verdadero padre.

Me falta justicia

Recordó que en la casa de sus apropiadores, ya más grande, cuando se hacía pública una restitución de identidad los escuchaba decir: “¿Qué necesidad de hacerles pasar por esto a esos chicos?”. Para quedarse con Victoria Tetzlaff hizo falsificar una partida de nacimiento con la complicidad del médico, Juan Carlos Zucca.

Victoria habló del proceso largo y complejo por el cual pudo comprender que había sido víctima de una apropiación. Recordó que cierta vez escuchó leer un poema escrito por un desaparecido, Joaquín Areta, y pensó: “¿Cómo podía escribir algo tan lindo si era un “subversivo?”. Y allí empezó a ver de otra manera a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

Hacia el final de su charla, Victoria reconoció que el camino de la verdad es largo y aun “me falta todavía justicia por mis padres”. Victoria Montenegro es hija de Roque Montenegro e Hilda Torres, secuestrados junto a ella en William Morris. Nació el 31 de enero de 1976, y sus padres verdaderos la inscribieron los primeros días de febrero.

Jarach: Nunca el odio

Jarach:“Nunca el odio” y “nunca el silencio”

La voz firme de Vera Jarach, y la lucidez de sus palabras, se contraponen con su figura pequeña y frágil, a los 94 años. “Has tenido victoria -le dijo a Montenegro, parafraseando el título de su libro- pues has recuperado la identidad. Caramba uno quiere saber quién es. La propia historia. La del país. Y lo que ha pasado” señaló.

La Madre de Plaza de Mayo-Línea fundadora pasó en su vida por dos genocidios. El primero en la Italia fascista de la segunda Guerra -Vera entonces era una niña- cuando su familia, de ascendencia judía, debió exiliarse en la argentina. Y luego en la última dictadura cívico militar, cuando desapareció su hija, Franca Jarach, de 18 años.

La mujer señaló dos principios de la lucha de las Madres y de ella misma. “Nunca el odio” y “nunca el silencio” definió. Y además agregó, para descartar la indiferencia: “el silencio es mirar para otro lado también”. También valoró que Victoria Montenegro haya contado su experiencia, como víctima de apropiación, en un libro.

“El negacionismo se cae a pedacitos -graficó la  Madre de Plaza de Mayo- cuando una persona como vos, y otros, deciden contar todo. Hasta los detalles, sobre lo que han vivido en esa época tan oscura. Porque fue una tragedia”, señaló sobre la dictadura cívico militar. Y reafirmó: “Hay una recomendación básica: nunca la violencia”.

Jarach, sobre la tarea en derechos humanos, y la militancia en general exhortó. “No hay que perder nunca la esperanza”.  Y propuso “una memoria no hacía el pasado, sino que mira lo que pasa en el presente y proyecta al futuro. Es muy importante en este momento ver qué va a pasar en el futuro, para poder enfrentarlo”.

El futuro está para ser construido

Taboada: Jarach es un ejemplo de templanza y de una manera de pararse frente a la vida

Tras la charla Adriana Taboada, en diálogo con denorteanorte.com explicó: “Este año pudimos organizar una semana con distintas actividades. En la escuela y el profesorado. Hoy con Vera Jarach, que es un ejemplo de templanza y de una manera de pararse frente a la vida.  Y a la lucha por la memoria, la verdad y la justicia”.

 “Se creó un buen clima también con Victoria Montenegro. Y esto -explicó la referente de la CMVJZN- es para nosotros muy importante. Porque en su momento la Escuela Media Nº 6 fue muy refractaria. Y tenemos 24 desaparecidos, y siete de ellos son asesinados  cuando eran estudiantes de la escuela. Esto es lo que recordamos”.

Taboada recordó que la institución educativa secundaria “ha intentado que esa historia .quede oculta. Silenciada Pese a todo el esfuerzo que hemos hecho para hacer memoria dentro de la institución. Por eso también valoramos lo que hace el ISFD Nº 39 -que comparte el edifico- que nos permite hacer estos actos”.

Sobre Jarach explicó: “Uno tiene que poder pensar en perspectiva ¿Para qué recordar?  Es un aprendizaje. El mundo de los 30.000 no es el mundo actual. Hoy está amenazado el planeta. Otros problemas. Venimos con un bagaje. Hay que ampliarlo. Y mantener siempre los sueños. Eso nos dijo Jarach. El futuro está para ser construido”.

Gustavo Camps