Así lo consideróEleonora Jaureguiberry, secretaria de Cultura y Ciudad de San Isidro, a cargo de la organización del encuentro, junto con la Asociación Civil Gastronómicos Bocas Abiertas. Este año, informó la comuna, visitaron la muestra gastronómica más de 40.000 personas. La sede es el Centro Municipal de Exposiciones cercano a la costanera municipal.

Hubo 40.000 comensales este año

Desde el municipio de San Isidro celebraron la presencia del público en la 10ª edición del Bocas Abiertas. Un encuentro gastronómico con puestos de diversos restaurantes -este año se contabilizaron más de 40-. También música en vivo, sector infantil, y para relax, mercado de productores y clases gratuitas con chefs, concursos y sorteos.

Las cuatro jornadas del Bocas Abiertas tuvieron lugar en el Centro Municipal de Exposiciones de San Isidro, en la zona costera. Este año hubo más de 40 stands de diversos restaurantes. Lo organizan en conjunto la secretaría de Cultura y Ciudad de San Isidro, y la Asociación Civil Gastronómicos Bocas Abiertas.

“Esta feria -explicó la secretaria del área municipal, Eleonora Jaureguiberry- es un modelo de gestión virtuoso. Entre los cocineros y el gobierno municipal. Y nos permite seguir fortaleciendo la ciudad, que es su gente, como polo económico y gastronómico”. Este año, asimismo, hubo dos ciudades invitadas, Corrientes y Tandil.

”Somos servidores públicos -agregó Jaureguiberry y señaló- y nuestro trabajo es acompañar a nuestra gente. Ponernos de acuerdo. Fortalecer valores y procurar seguir viviendo con belleza y felicidad”.  Como parte de las actividades, también hubo reconocimientos a expositores y al staff de la feria gastronómica.

La feria

En el escenario principal hubo clases magistrales y demostraciones de gastronomía gourmet

Los asistentes, por su parte, pudieron degustar variados platos en los puestos y en los food trucks, con sus principales chefs en primera línea. En el centro del predio, se instaló un gran patio de comidas con mesas de madera para saborear los menús y bebidas. También tragos, postres y vinos, de una variada carta.

Bajo techo, tuvo lugar el Museo Gastronómico. Bajo una gran carpa el Mercado de Productores, asimismo,  con casi cuarenta puestos, se ofrecieron cosas para picar. Además accesorios para encarar las hornallas de la cocina. Y donde inicia el cañaveral, se instaló el Besódromo,  con bancos placeros para dos.

En el marco de la feria se desarrolló otra edición de la Alfajor Contest. En el escenario principal hubo clases magistrales y demostraciones. Participaron, entre otros, Ale Temporini, Maru Botana, Mauricio Asta, Gabo Colacioppo, Sebastián Panelo, Agus Baragiola, Anita Ortuño, Mona Gallosi, Franco Kalifón y Lucho García.

Hubo asimismo otra elección de la Chimi Cup, al mejor chimi de la comarca. El cierre estuvo de la mano de El Símbolo, gran banda hitera que no dejó tema por cantar. Y los acompañaron Levantando las manos y 1, 2, 3,  No te preocupes y La isla del sol.