La esperada reapertura de la plaza del reloj de San Isidro -por su reloj floral, único en la región-  formalmente llamada plaza Mitre, tuvo lugar hoy con espectáculos de tango, clown y otros. También hubo puestos de venta de pochoclos, pirulines, copos de nieve, helados y molinitos. Más allá de la sólida puesta en valor, se  adicionó un museo subterráneo sobre la historia de la plaza y su entorno. También se agregaron baños públicos. En la inauguración hoy sábado estuvo el intendente, Gustavo Posse.

La principal plaza de San Isidro, situada en pleno casco histórico, frente a la Catedral- luce con los elementos originales que le otorgan su identidad. La p0laza del reloj -por su característico reloj floral de 1913- luce el arbolado. Los monumentos a Mitre, un Beccar Varela y el cura Menini. La escalinata y os bancos. El bebedero. Los ladrillos.

El lugar es un punto clave de San Isidro. Y un lugar infaltable de visita en toda la región. Hoy sábado el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, la reabrió flamante con una puesta en valor y restauración que llevó sus bemoles, por la barranca. Pero todo quedó atrás, el solar volvió a estar disponible para sus visitantes.  

Desde la comuna explicaron que las obras apuntaron a dejarla con la fisonomía que tuvo en los años ´50. “Estas obras son las que quedan en la memoria para siempre. Esta plaza es parte de la identidad sanisidrense, un lugar no solo de encuentros entre vecinos sino de los episodios más relevantes de nuestra historia”, señaló Posse.

El tradicional corte de cinta

Lugar Histórico Nacional

No exageró un ápice. Posse también explicó que “logramos recrear la atmósfera y los elementos originales que por el paso del tiempo se habían deteriorado”. Está en la Avenida del Libertador 16.200, en la desembocadura de 9 de Julio. Está en un solar declarado Lugar Histórico Nacional por decreto del Poder Ejecutivo Nacional.

La obra de restauración, informó la comuna, recibió la conformidad de la Comisión Nacional de Monumentos. El intendente destacó que un tema clave fue la obra hidráulica. Que consistió en la colocación de un colector pluvial sobre la calle Ituzaingó conectado a otro que desemboca en Primera Junta y las vías del Tren de la Costa.

Ese colector, se informó, recibirá todos los desagües internos de la plaza que fueron reconstruidos en su totalidad. “Fue fundamental (esta obra hidráulica) teniendo en cuenta que esta plaza fue construida hace más de 100 años en un baldío. Por lo que el agua penetró debajo y quebró la estructura”, precisó Posse.

También sumó complejidad a la obra el deterioro causado por las raíces de las tipas. Esa vegetación levantó y rompió los solares, las escaleras y los cordones de la vereda. Por eso el municipio llevó adelante un minucioso trabajo de intervención de la arboleda compuesta por unos 72 ejemplares añosos.

Además se informó que, preventivamente, se construyeron  tabiques de hormigón para que las raíces no vuelvan a romper los nuevos solados. En lo que respecta a la inclusión y a la accesibilidad, se instaló una rampa para personas con movilidad reducida, hacia la parte baja del lugar. Y se sumó un solado especial para invidentes.

Museo subterráneo

La novedad es un museo subterráneo. Allí se ofrece un recorrido visual, histórico y cronológico por la plaza y su entorno. Con un punteo sobre los acontecimientos públicos trascendentes. Además, se construyeron baños públicos. Toda la obra, destacó la comuna, siguió el criterio de mínima intervención y máxima preservación.

Por caso, se removieron las rejas que rodean todos los canteros, y recuperaron su traza original. Se renovaron las escalinatas con sus balaustradas. En la zona baja, se recuperaron los ladrillos centenarios “San Isidro” y se colocaron en un lugar especial, cerca del reloj floral,  como reconocimiento a la historia.

Sin lugar a duda el reloj floral es el emblema de la plaza. Para los sanisidrenses y para todos los visitantes. La puesta en valor del reloj “marcó un hito en esta reconstrucción”, destacó la información municipal. También se restauraron monumentos históricos y  placas de reconocimiento. Se respetaron las características de las farolas existentes.

El reloj floral, visitado por vecinos locales y de la región, y turistas

Fomentar la economía local

Asimismo, se alinearon los cordones originales. Y se mantuvo el color original del revestimiento del suelo (solado) en la parte superior de la plaza. “Buscamos potenciar las fuentes de empleo y preservar el patrimonio histórico del distrito”, señaló Posse sobre otro de los ejes de la renovación de la tradicional plaza del reloj.

En esta línea, el intendente explico: “Esta obra formó parte de un plan integral de renovación del casco histórico. Nuestra idea es fomentar la economía local; con la estación fluvial, el circuito gastronómico en el Bajo de San Isidro, la recuperación del Puerto, el centro comercial, los museos y la plaza Mitre (del reloj)”. .

En la jornada inaugural hoy sábado, asimismo, actuaron los clowns de Broca, de Marcelo Katz. Y el artista del barrio Riki Ra, que lleva más de 20 años ofreciendo sus espectáculos de autor en la Plaza del reloj. El cierre estuvo a cargo de Santiago Vázquez con su grupo GPS, y su original lenguaje de señas.

Gustavo Camps