En su tradicional cena de camaradería los rotarios de Florida recibieron al arquitecto, Jorge Cámpora, especialista en transformación y cambio cultural. A los postres, ayer martes, Cámpora -ex gobernador de la entidad humanitaria y rotario de Victoria además- reflexionó sobre la aceleración exponencial de los cambios tecnológicos. También sobre el potencial de la innovación,. Y las condiciones de los líderes del presente y la necesidad de practicar y mantener los valores de humanidad más allá del contexto.

La infaltable ceremonia de izar la bandera. El invitado Cámpora a cargo

Las y los rotarios del Rotary Club de Florida se encontraron en su habitual cena de camaradería en la sede de la calle Warnes al 1.300. Los acompañaron asociados de Vicente López, Martínez y Olivos. También voluntarias de Damas Rosadas locales, y representantes del Club Balcarce, entre otros.

Como invitado principal estuvo el arquitecto, Jorge Cámpora. Doctor en educación superior, Campora es experto en transformación y cambio cultural, conferencista internacional rotario de Victoria (San Fernando) y ex gobernador de la entidad humanitaria. Que disertó sobre los cambios tecnológicos y los valores humanos, a los postres.

Vínculos y acciones

Durante la cena el presidente de la entidad de Florida, Alberto Expósito, apoyado muy de cerca por sus colegas,  Alfredo Fernández y Paula Komarovsky, destacó la actividad comunitaria de las Damas Rosadas. “Si hay una entidad que se involucra -señaló- ante una persona con dolor, o que sufre, esas son las Damas Rosadas”.

También fue reconocido el joven artista audiovisual (UNA), Nicolás Ruiz, por sus aportes para editar la revista digital, Regata Rotary. Porque hay que decir que si el Rotary de Florida despliega acciones de ayuda comunitaria, también se relaciona con otras entidades comunitarias para fines comunes. En este caso el Yacht Club Olivos.

De cara al futuro, Expósito anunció que el Rotary desplegará una ayuda especial para el Barrio Flores, al oeste de Vicente López, en el próximo ejercicio. Durante la cena, asimismo, las y los comensales se pusieron al día sobre diversos, actualidad. Sin embargo fueron las reflexiones de Cámpora las que cautivaron al auditorio.

“¿Qué capacidad tenemos en el presente para interpretar un mundo tan dinámico como el actual?”. Fue uno de los interrogantes que planteó el experto en innovación humana. Recordó que hace dos décadas “ser moderno” era utilizar el fax. Cuando en la actualidad las innovaciones tecnológicas se convierten en obsoletas rápidamente.

Cámpora también se refirió a la tecnodependencia. Y al hiperindividualismo ligado al uso de tecnologías digitales. El experto planteó que la actual es una comunidad humana con grandes brechas, que si muchos las plantean como económicas, lo cierto es que tal amplitud abarca lo cultural. Y en todo caso dejan excluidos en gran escala.

Era de la singularidad

Cámpora incitó a la reflexión y a mantener una actitud continua de aprendizaje

Bajo el título de “Autogestión y liderazgo en la era de la singularidad”, en su conferencia Cámpora  planteó un mundo hipertecnológico, también hiperindividualista, hiperconsumista, además hipercapitalista. Donde los seres humanos deben reflexionar sobre su rol en un escenario de aceleración exponencial de los cambios tecnológicos.

Cámpora propuso que “es tu mente el arma más poderosa y no la tecnología”. Y citó ejemplos de innovación proveniente de seres humanos que se valen de la tecnología; en un mundo donde una sola persona supervisa decenas de robots de producen. O existen microchips que “curan” con solo insertarse en el lugar del cuerpo preciso.

Se refirió a la “disrupción” tecnológica como la innovación que convierte en obsoleto lo existente y cambia las reglas sociales de juego constantemente. En este contexto hiperdinámico, entonces, “debemos revalorizar lo humano” propuso Cámpora, para no caer en la falta de sensibilidad para el cuidado de los seres humanos.

Como ejemplo, reveló que los celulares actuales, que el mercado ofrece usualmente, son 4.000 veces más rápidos que la computadora que llevaba la APOLO XI (la misión tripulada que llevó humanos a la luna por primera vez en la historia en 1969). “Estamos en la era de la innovación disruptiva”,  parafraseó al empresario Elon Musk.

Desafíos

El reconocimiento al experto

Cámpora también propuso “convertirnos en aprendices constantes” para lograr el bien común. Y consideró que un liderazgo actual debe dejar sus huellas con el aporte de sensibilidad humana. La tecnología, la información, están. Son un dato en el mundo que nos toca vivir. Mientras que los valores humanos los que hacen la diferencia.

Tras los aplausos del final, el experto rotario dejó un montón de interrogantes, miradas en perspectiva. Desafíos. Tal vez era lo que traía como objetivo con su charla. Nadie quedó como había llegado al encuentro esa noche. Luego, también él, al final del encuentro recibió el reconocimiento de los rotarios de Florida.

Las y los rotarios con el disertante Cámpora (der.)

Expósito, sobre el escenario plateado por Cámpora, señaló en diálogo con denorteanorte.com: “Sin duda es un desafío. Y de tal naturaleza que las formas de asociarse o agruparse se han ido modificando de un modo tan vertiginoso, que muchas entidades como la nuestra, y tantas otras, ponen en riesgo su continuidad”.

En esta línea explicó: “Como esa forma de vínculo va desapareciendo es un doble desafío Para quienes sentimos y sostenemos la necesidad de humanizar las relaciones será una tarea muy difícil. Pero evidentemente no podemos y no vamos a claudicar. Está en nuestra naturaleza. Vamos a hacer todo el esfuerzo posible”.

Gustavo Camps