La inauguró el intendente de San Isidro, Gustavo Posse. Desde la comuna informaron que básicamente tiene un equipo para aumentar la concentración de oxígeno en sangre y tratar enfermedades neurodegenerativas. También intoxicaciones por monóxido de carbono, gangrenas y diabetes, entre otras patologías. También estuvo el secretario de Salud Pública del Municipio, Juan Viaggio.

“Tener esta cámara hiperbárica en un sistema de salud público municipal significa mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos”, señaló el intendente sanisidrense, Gustavo Posse al inaugurar una sala de medicina hiperbárica en el Hospital Municipal Ciudad de Boulogne. El intendente también sostuvo que en su gestión “la saluda en prioridad”.

El intendente Posse con el doctor Viaggio (der.), secretario de Salud municipal, y profesionales del Hospital Central de San Isidro

En esta línea anunció que “vamos a seguir sumando nuevas tecnologías en nuestros tres hospitales”. Actualmente, informaron desde la comuna, la terapia de oxígeno hiperbárico es una herramienta (no invasiva) fundamental en la recuperación de pacientes con distintas dolencias. Se trata de un equipo poco frecuente en el sector público.

El secretario de Salud Pública del Municipio, Juan Viaggio, sostuvo que este tratamiento hiperbárico fue realizado, con éxito, en el Hospital Central de San Isidro. La intervención, durante la pandemia, informaron, se realizó como parte de un estudio de investigación mundial para disminuir reacciones inflamatorias que provocaba la Covid-19.