Elecciones 2023, Política, San Fernando, San Isidro

Política Obrera: la candidata a diputada nacional Bárbara Carrillo recorrió barrios de San Isidro y San Fernando

Bárbara Carrillo (40) estuvo en San Isidro con la candidata a la intendencia local, Margarita Cuellar; y el primer candidato al Congreso bonaerense, Nahuel Rabey (23)

Bárbara Carrillo (40) estuvo en San Isidro con la candidata a la intendencia local, Margarita Cuellar; y el primer candidato al Congreso bonaerense, Nahuel Rabey (23)

Trabajó en comercios y casas de familia. Bárbara Carrillo (40) es dirigente del Movimiento de Desocupados y luchadora por los derechos de las mujeres. La dirigente de Política Obrera definió la actual situación de las clases bajas como de “miseria social” y advirtió que “los cuatro candidatos de los partidos patronales, Massa, Bullrich, Larreta y Milei preparan una reforma laboral y previsional para terminar con los derechos adquiridos de las y los trabajadores”. Ayer viernes estuvo en San Fernando con la candidata al Concejo, Sandra Costa. Y luego en San Isidro con la candidata a la intendencia local, Margarita Cuellar; y el primer candidato al Congreso bonaerense, Nahuel Rabey (23).

Bárbara Carrillo, 40 años, trabajadora y candidata a la Cámara baja

Política Obrera es el partido que lidera a nivel nacional, el dirigente trotskista, Jorge Altamira. En el marco de la campaña electoral hacia las PASO recorrieron San Isidro y San Fernando la candidata a diputada nacional Bárbara Carrillo, vecina del sur bonaerense; y el primer candidato al Congreso bonaerense, Nahuel Rabey, vecino de Vicente López.

Carrillo es una trabajadora de 40 años, se desempeñó en casas de familia y en comercios, y actualmente, tiene una reconocida militancia en reivindicaciones de las mujeres, y en temas de vivienda. Además, es dirigente del movimiento de Desocupados. Rabey lidera la juventud de Políticas Obrera, estudia la licencia tura de Datos, en la UBA, y trabaja en el sector.

A nivel nacional sus candidatos son Marcelo Ramal-Paula Urones. Y en la provincia Pablo Busch-Eva Gutiérrez. Política Obrera logró listas de unidad en cada jurisdicción, por ende, no tendrán competencia en las PASO. Pero si, en agosto, como todo partido y alianza, deberá alcanzar el 1,5% de votos para pasar a las elecciones generales de octubre.

Miseria social

Carillo: «Cuando nosotros hablamos de miseria social no solo nos referimos al hambre y a la pobreza«

En San Isidro recibió a Carrillo y Rabey la candidata a la intendencia local, la docente, Margarita Cuellar.  En un local partidario de Boulogne ambos candidatos encabezaron una conferencia de prensa con medios locales. Luego dialogaron con vecinos en la populosa zona de la estación Boulogne, en las cercanías de la sede partidaria.

“Cuando nosotros hablamos de miseria social -explicó la candidata a la Cámara baja nacional- no solo nos referimos al hambre y a la pobreza. Sino a la falta de vivienda, también de educación y de salud en los hospitales públicos. No es solo lo económico. Y algo que tiene que ver también con la miseria social: la precarización laboral”.

Carrillo destacó el último ítem como un eje de su espacio político. “Los cuatro candidatos de los partidos capitalistas, tanto Massa, como Bullrich, Larreta y también Milei preparan una reforma laboral y previsional para terminar con los derechos adquiridos de las y los trabajadores después de las elecciones”, acusó la candidata trotskista.

En lenguaje llano Carrillo enfatizó: “el objetivo de la reforma laboral es hacer pelota los derechos que los trabajadores adquirieron durante los últimos doscientos años. Es decir, quieren terminar con las indemnizaciones por despido, con las jornadas de ocho horas por un salario básico, pues se expone cada vez más al trabajador a necesitar horas extras”.

Carillo denunció que así “las jornadas son de 12 horas y a eso hay que sumarle los viajes. “Quieren legalizar esa precarización. Por eso hablan de algo que no existe: “la industria del juicio”. En los últimos 10 años los índices crecieron el 2% o 3%, cuando hay millones de trabajadores hostigados y violentados en sus lugares de trabajo”.  

Planteo de poder

En el centro Bárbara Carrillo y a la izq. Margarrita Cuellar

Sobre la reforma previsional denunció que se apunta a “eliminar la pensión por viudez. Algo que afecta principalmente a las mujeres, que no tenemos trabajo en blanco, nos ganamos la vida haciendo changas. Y si nuestro compañero se muere podemos seguir cobrando su jubilación, algo que para nosotras se hace muy difícil conseguir por trabajar en negro”.  

Carrillo, a modo de resumen, disparó: “Todas las fuerzas políticas patronales tratan de desarrollar sus programas no de cara a las y los trabajadores, sino de cara al Fondo Monetario Internacional (FMI), a los empresarios y a la pequeña burguesía. Para los trabajadores proponen represión. Porque si hay precarización los trabajadores van a salir a la calle”.    

“Nosotras -explicó la mujer- que venimos de los piquetes y las luchas sociales sabemos que no solo las y los compañeros de las organizaciones sociales van a salir a las calles, que tienen que llevar adelante ollas populares y merenderos. Sino también las y los trabajadores que tienen un convenio y van a salir también los jubilados”.

En esta línea la primera candidata a Diputados de política Obrera propuso: “Nosotros tenemos un planteo de poder para que gobiernen los trabajadores. Lo que van a generar Bullrich, los Larreta, los Massa, es una crisis. Nosotros planteamos un programa totalmente antagónico y decimos: ante la crisis de poder, los trabajadores deben tomar las riendas y gobernar”.

Carrillo también criticó la insistencia de la oposición en el tema de la inseguridad. “Nosotros decimos más policía es más narcotráfico, más zona liberada. La inseguridad, que sufrimos los propios trabajadores, viene de la descomposición social que también sufrimos. Porque la precarización empuja a nuestros hijos a terminar como soldaditos del narcotráfico”.

La juventud

“Dicen que la policía se queda sin nafta -señaló también Carrillo- sin móviles para recorrer los barrios, sin recursos. Pero cuando tiene que reprimir la protesta social enseguida tienen nafta, gas oil para los móviles, tiene helicópteros. Tienen de todo. Por eso somos nosotros los vecinos los que nos tenemos que organizar de las redes de trata y del narcotráfico”.

Por su parte Rabey, sobre la supuesta tendencia de los jóvenes a las propuestas neofascistas, fue terminante: “No es que la juventud es fascista. Están en contra de todos estos años que los han llevado a un detrimento económico, a no poder terminar los estudios. Lo que tienen es bronca. Y la izquierda no ha podido canalizar esa bronca”, reconoció.

Antes, en su intervención, Rabey también había criticado el concepto de “calidad educativa” que proponen partidos de derecha. “El FMI y el Banco Mundial -explicó- desde los `90 han impulsado reformas educativas que ponen como eje central la “calidad educativa”, y la entienden como lo que genera ganancia o aumenta el PBI”.

En esta línea reveló que “desde esa perspectiva plantean no enseñar componentes de matemática en los en los planes de estudio (…) Porque entienden que un obrero, no aumenta la producción por saber matemática. Porque el obrero tiene la única función de ajustar una tuerca, o de hacer una pequeña reparación, nunca de comprender el proceso productivo”.

Reforma educativa y laboral

Rabey (papel en mano) habló de la educación y la juventud

“Lo mismo -explicó- se planteó, por ejemplo, con las materias de ciencias sociales y humanidades. Desterrarlas del programa académico y suplantarlas por habilidades blandas, es decir, comprensión general, tener buenas relaciones con recursos humanos y no generarle problemas a la empresa. Pero se deja de lado todo conocimiento que no genera ganancia”.

Para Rabey “la reforma educativa que se propone va de la mano de la reforma laboral que planteaba Bárbara (…) que tiene como una de las principales propuestas que los estudiantes de los últimos años vayan a trabajar gratis a las empresas.  Las famosas pasantías. No para profundizar su conocimiento, sino en negro y en malas condiciones”.

“Lo único que tiene por objetivo esto -reveló el candidato al Congreso bonaerense- es reemplazar la planta permanente de la fábrica, con trabajadores rotativos.  Este problema laboral para la juventud se junta con el problema de la vivienda. Acceder a un alquiler en dólares y sostenerlo es una tarea titánica, lo mismo una familia”.

En línea con Carrillo, Rabey se refirió a la complicidad de la policía con el narcotráfico y las redes de trata. A la represión de la protesta social. Para el joven candidato: “En este sentido nosotros entendemos que la única manera factible de poder salir a enfrentar todas estas problemáticas es a través de plantear un gobierno de la clase obrera”, resumió.  

GC

Dejar una respuesta