Arte, Museos, San Isidro

Vanguardias del siglo XX hasta agosto en el Museo Lucy Mattos de Beccar

En esta temporada se podrá visitar de jueves a domingo, de 10 a 18

En esta temporada se podrá visitar de jueves a domingo, de 10 a 18

Con gran cantidad de público, y sobre todo de artistas plásticos de la región, quedó inaugurada la muestra, Trilogía Singular, en el Museo Lucy Mattos, de Beccar, el sábado último. La exhibición presenta obras de los catalanes, Joan Miró y Salvador Dalí; y del norteamericano, Andy Warhol. Los tres son figuras del arte que se destacaron por su creatividad y originalidad. Pero también por interpelar tanto a la sociedad como al propio campo de las artes plásticas con sus creaciones.

El curador Zuy habló sobre la obra

Hace una década (tal vez un como más) una muestra de Joan Miró movilizó a la sociedad de la zona norte, y también a los artistas. Había una larga fila en la vereda de la avenida Del Libertador al 17.400 para entrar al Museo Lucy Mattos. El catalán era harto conocido, pero en la zona norte pocas veces se había dado la posibilidad de ver originales del artista.

El Museo -leasé, la escultora Lucy Mattos en persona- maravillada por esa respuesta luego colgó obras de otros artistas internacionales reconocidos. Y sumado a que la galería también colgaba obras de artistas locales y nacionales destacados y emergentes -y las propias esculturas de Lucy-, el Museo se hizo de lugar y nombre en las artes plásticas de la región.

Así, entre otros llegó obra de Salvador Dalí, Andy Warhol. Y siempre alguna partecita de esa obra, que arribaba por convenio con galerías internacionales, quedó en el Museo. Más o menos así lo recordaba Lucy Mattos el sábado último al relatar como nació la idea de, Trilogía Singular, la muestra con la que se inició la temporada 2023 del Museo.

El público

Trilogía Singular reúne grabados, litografías y serigrafías de Joan Miró, Salvador Dalí -de quien se muestra también la escultura Venus a la Girafe (1973)- y Andy Warhol. Todas -hay 16 en total de los tres- más o menos de las décadas del `60 y ´70 del siglo XX. La curaduría estuvo a cargo del historiador del arte y curador, Alejandro Zuy.   

Entre el público no faltaron artistas visuales locales reconocidos -y varios con proyección internacional- como la escultora, Elvira Lovera Laspiur, el comprometido dibujante, Jorge Meiji Meijide; la artista plástica y prolífica escritora, Mónica Furman -muy reconocida por su creatividad para los juegos florales de poesía y los haikus-.

Además, estuvo el líder social, y Premio Nobel de la Paz 1980, el pintor, Adolfo Pérez Esquivel, que hace poco colgó obras también en el Museo Lucy Mattos. Y también se vio a la artista escénica, Estela Oriana; que fue con su amiga la directora teatral y actriz, Liliana Dozo, sin duda para observar formas y colores que veremos en escenarios de la región.

Y estuvo también, con seguridad para ver la obra, y hablar de proyectos, el senegalés, Boubacar Traore, del Museo Afroargentino de Hurlingham, especialista en culturas africanas y estudios afroargentinos. Además, acompañó la titular de Cultura del municipio de San Isidro, Eleonora Jaureguiberry. Y la periodista local, Laura Oliva, ofició de presentadora.  

Energía creativa

Más allá de las repercusiones de la Trilogía, la mentora del museo, la escultora Lucy Mattos confesó que tuvo reparos antes de largar la temporada. Porque como señaló, la crisis social repercute en la sensibilidad de las y los artistas, la pandemia también bajó el ánimo para los encuentros. Y además el tiempo que la escultora necesita para elaborar su propia obra.

Lo cierto es que se decidió por la positiva. “El interés de la gente me atrajo mucho. Y comprender que no es tan fácil viajar a Europa o EEUU para ver la obra (…)  Y pensé en esta energía que tenemos los artistas. Porque la verdad es que trabajamos muchísimo. Nos es imposible dejar de crear”, explicó sobre lo que la movió a volver con las muestras.

También valoró la obra que inicia la temporada. “Son artistas importantes que dieron pie a que nosotros después los sucediéramos, nos liberáramos y, de alguna manera, los siguiéramos”, señaló sobre Miró, Warhol y Dalí. “Esta obra transmite mucha alegría, fuerza, color y energía. Y es esto lo que queremos transmitir a nuestro público del Museo”, señaló.  

Un hito en el arte

La Venus a la Girafe, una escultura de Dalí

Antes Meiji había celebrado la reapertura del Museo. “Para los artistas de la zona es uno de los espacios que nos representa”, señaló sobre el espacio. Y sobre los expositores explicó: “Son tres referentes importantísimos del siglo XX. Tres artistas que han marcado un hito en el arte contemporáneo. Por eso es gratificante que podamos disfrutar estas obras acá en la zona”.

Lovera Laspiur también valoró la muestra.  “Es muchísima la importancia de que podamos ver esta obra en la zona y en la Argentina. No muchas galerías del interior tienen la posibilidad de transportar obra. Porque se les hace difícil asegurarla, lógicamente. Y con la crisis no se puede bancar. Por eso hay que aprovechar este regalo. Venir al Museo. Y verla”, enfatizó  

El curador Zuy, asimismo, consideró sobre la obra: “Son tres artistas universales que trascienden cualquier frontera. Y como expresa la intención de la exposición, atravesaron el siglo XX con todos sus fenómenos”. Y agregó: “La historia universal y la historia local en algún punto de cruzan y es allí donde estos artistas adquieren la dimensión de universales”.

Desde esa perspectiva Zuy observó que los artistas “acá tuvieron repercusión también La guerra civil española, por ejemplo, atravesó a dos de estos artistas (por Miró y Dalí). Y también a nuestro país, de muchas maneras. Las migraciones, por ejemplo, un fenómeno del siglo XX, en la primera mitad, y luego en la segunda posguerra. Somos parte de eso”.

Obra y artistas

“Dos son catalanes -se refirió Zuy a Miró y Dalí, nuevamente- Y la cultura catalana está muy arraigada aquí también. En el caso de Dalí, por ejemplo, es alguien muy vinculado a una cultura truncada por la guerra civil española, por su vínculo con García Lorca. Que estuvo, y pudo haber vivido en Buenos Aires, pero por la guerra no pudo hacerlo”.

“En el caso de Miró -explicó el curador, asimismo- es alguien que se refiere sobre todo a la naturaleza, al terruño. Eso puede ser leído en cualquier lugar del mundo.  Y lo onírico y fantasioso que pueda expresar Warhol, también”, consideró. Justamente del norteamericano no faltaron sus dos serigrafías sobre Marilyn Monroe de 1962; y la Lata de Sopas Campbell`s (litografía, 1962).

Las jóvenes se acercaron a ver la obra

De Miró, entre otras, está su hermética litografía sobre papel, Tres Libros, de 1975. El homenaje al escritor japonés, Shuzo Takiguchi, en otra litografía, esta sobre lienzo sintético, Ma de Proverbis, de 1970. Y de Dalí también están para ver, por citar, Flores surrealistas, litografía de 1972. Y de La Vida es sueño, los grabados, El Capricho del Escritor y Estudio para un sueño (ambos de 1975).

Trilogía singular se podrá ver hasta agosto. El Museo Lucy Mattos recibe a las escuelas también, con visitas guiadas. En esta temporada se podrá visitar de jueves a domingo, de 10 a 18. En https://museolucymattos.com/ se puede recorrer virtualmente parte de la propuesta y las obras de la escultora, Lucy Mattos. Más información por el 4732-2585.

Gustavo Camps  

Dejar una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: