Del País, Opinión, Periodismo y comunicación, Política, Por Gustavo Camps

Día del periodista: mucha lucha y todavía poco para festejar

El gobierno nacional censura a la agencia pública de Noticias por su pluralismo

El gobierno nacional censura a la agencia pública de Noticias por su pluralismo

Por Gustavo Camps*

En el país donde la libertad avanza se censuran medios públicos y plurales de información; y se persigue en tribunales a los periodistas por sus opiniones contrarias al mandamás de turno, que se auto postula campeón de la libertad. Este es el contexto donde en la actualidad se hace periodismo en la Argentina. Lo que trata de avanzar es el “mercado libre”.

Nos afecta porque son nuestros colegas los que sufren el oprobio por hacer su trabajo. Pero tenemos que saber que se trata, no de algo que está en su génesis, sino, por el contrario, de algo que se extingue. Porque los que capitanean esto son los representantes de un capitalismo salvaje e inhumano que da su último zarpazo.

Sepamos también que, sin nuestro consentimiento, su agonía será más rápida y serán historia pronto. Solo son capaces de dar gritos, y sembrar caos. No es que sus actos no constituyan peligro. Si. Por acción de sus postulados, y en casos por su propia inoperancia, hasta mueren personas que deberían vivir bien bastante más tiempo.

Nos afecta también eso porque son nuestros vecinos y vecinas los que la pasan así de mal. Los vemos. Pero sepamos que los representantes del individualismo, del dejar hacer, dejar pasar, dependen más de nosotros que de ellos mismos. Nosotros los pusimos donde están. Seamos firmes en nuestras convicciones de comunidad. 

“Seamos firmes en nuestra convicciones de comunidad”

Pueden mentir unas cuantas veces más y maldecir porque no se los escucha. Seamos firmes en nuestras convicciones de comunidad. Ellos invitan al odio. Nuestra alegría, nuestra resistencia en comunión, más allá de los momentos duros que tengamos que pasar, es media batalla ganada. Pronto, muy pronto solamente serán un mal recuerdo.

Y les molesta que el periodismo no obediente y crítico los ponga en evidencia. Como los pone, en cada grito inútil y cada insulto, en cada viaje a ninguna parte, en cada brutalidad que comenten tratando de dilatar su propia agonía. Y les molesta que ese periodismo no se pliegue al odio; sino que los desafíe con información.

Porque hemos aprendido los periodistas lo que han dicho los poetas: no hay quien crezca más allá de lo que vale. Fijensé que el caos social que generan las políticas de desconsideración del otro, son de manual. Chivos expiatorios, extremismo, violencia, buscan el terreno propicio para justificar el autoritarismo.

Y el autoritarismo permite la explotación del hombre por el hombre y de los bienes comunes. Odio, entonces, autoritarismo y explotación. Todo ese proceso se puede resumir en dos palabras: “mercado libre”. En el siglo XXI los espejitos de colores engañan poco. Por más que se trate de vestir a la mona con seda, mona queda.  

El orden social emergente de los explotados busca la organización a escala humana. Los sirvientes de los amos de la “economía libre” no lo pueden parar a gritos; esto se ve en la Argentina actual. Sus gritos son más porque se desintegran, solo hay que esperar, y el periodismo no obediente debe estar ahí para informarlo.

*Editor De Norte a Norte-Noticias las 24 Horas

  1. juan jose prado

    El comentario de un periodista conciente de su funcion profesional. Como tal se desempeña. Muchos Gustavo Camps son necesaros… felicitaciones en tu dia profesional…

Dejar una respuesta