Sindicales, Sociedad, Vicente López

El Sindicato de Municipales de Vicente López despidió al delegado Marcelo Ojeda

Marcelo Negro Ojeda QEPD (1950-2024)

Marcelo Negro Ojeda QEPD (1950-2024)

El reconocido guardavidas, vecino de Munro y delegado del STMVL, falleció el martes, a los 74 años. Era Ciudadano Ilustre y Personalidad destacada de Villa Gesell. Hoy miércoles el servicio fúnebre pasó por el STMVL y alrededor de un centenar de compañeros, y delegados y delegadas del Sindicato de Trabajadores Municipales de Vicente López lo recibieron con aplausos y le dieron el último adiós. Sus restos, por pedido de él mismo, serán cremados. Marcelo “Negro” Ojeda se desempeñaba en el instituto municipal de rehabilitación Marini. El secretario general del STMVL, con hondo pesar, reconoció el compañerismo del delegado, y su valentía en el desempeño de su trabajo. El STMVL también le dedicó un sentido poema.

Ojeda con dos guardavidas a su lado, en el mar, su lugar preferido (Foto Facebook)

“Era imposible no sentir afecto por él y admirarlo por todo lo que hizo”, dijo acongojado, Victorio Pirillo, secretario general del STMVL, al informar el deceso del delegado; Marcelo “Negro” Ojeda, guardavidas en el Instituto Municipal de Rehabilitación Marini. Tenía 74 años y el último mes luchó fuerte con una enfermedad que lo venció.

En la actualidad vecino de Munro, antes de Villa Martelli, Ojeda, antes, estuvo entre los impulsores de la Escuela Profesional de Guardavidas de la Cruz Roja, en Villa Gesell. Por su dedicación a salvar vidas en aquel distrito lo nombraron Ciudadano Ilustre por el municipio;  y, Personalidad Destacada, por el Concejo Deliberante también.  

Salvó vidas

El saludo final de Victorio Pirillo (STMVL)

“De nuestra acción depende la vida. Tenemos que ser servidores de todos. Por un mismo fin, la vida”, decía Ojeda, con indudable compromiso. Al cumplir cincuenta años de labor. Y ser homenajeado, asimismo, en Villa Gesell en una conmemoración del “Día del Guardavidas”, que se recuerda cada 14 de febrero en la Argentina.

“Amaba el mar y la responsabilidad de proteger a turistas y residentes que decidieron nadar en él”, reconoció una comunicación del municipio de Villa Gesell conocido su deceso. En el último mes y medio lo acompañaron su familia -su mujer Silvia, y sus hijas- junto a Pirillo, que además lo llamaba por teléfono para hablar de la actualidad.  

“Falleció el «Negro Ojeda» gran colaborador de esta página con sus sabrosas anécdotas y muy buena memoria (…)”, anunció en su cuenta de Facebook el amigo, Sergio Conde Cardozo. Y otro cibernauta dio un testimonio inigualable por lo claro: “El negro Ojeda me salvó la vida…hoy estoy vivo gracias a Él”, escribió Pablo Esteban.

Un grande

El homenaje a Ojeda en el STMVL

Hoy miércoles el servicio fúnebre pasó por la sede del sindicato de municipales STMVL, de la calle Alberdi, y allí esperaban al “Negro” Ojeda gran cantidad de compañeros y delegados y delegadas. En un acto emotivo, y muy sentido, lo recibieron con aplausos y vivas, saludaron a los familiares, y le dieron el último adiós a Ojeda.

El STMVL, además, en una comunicación con mucho sentimiento le dedicó palabras en tono de poema, firmadas por Pirillo. “En un mar de calma/Te vas con sabor a sal de nuestras lágrimas/El océano infinito hoy te recibe/Sabiendo que custodia con honor a un grande/Cuyo nombre es Marcelo Ojeda (…)”. Y siguen las palabras del homenaje.  

Su mujer, Silvia Sirri, también en Facebook, y Pirillo al anunciar el deceso de Ojeda, adelantaron que el próximo 14 de febrero, en otro aniversario del Día del Guardavidas, sus colegas guardavidas de Villa Gesell llevarán sus cenizas “bien adentro del mar”. Sirri también agradeció el acompañamiento en este duro trance.

Gustavo Camps

Dejar una respuesta