Del País, Política, Situación Social, Sociedad

Episcopado: “la comida no puede ser una variable de ajuste”

El obispo de San Isidro, Mons. Oscar Ojea, titular de la Conferencia Episcopal Argentina

El obispo de San Isidro, Mons. Oscar Ojea, titular de la Conferencia Episcopal Argentina (foto Télam)

En un claro mensaje a la gestión Milei la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina -que reúne a los obispos católicos de todo el país- se refirió a la inflación, que «crece desde hace años y pega fuertemente en el precio de los alimentos». Y advirtió que el alimento no puede ser una variable de ajuste. “Ante este escenario de trabajo sacrificado y de bajos ingresos, las familias se privan de muchas cosas”, advirtieron los obispos, difundió, asimismo, la agencia de noticias católicas AICA.

Los obispos católicos del país le pidieron al Estado nacional que contribuya a optimizar la ayuda alimentaria. Y advirtieron que “la comida no puede ser una variable de ajuste”. “La inflación, desde hace años, crece día a día y pega fuertemente en el precio de los alimentos”, señaló, asimismo, la Conferencia Episcopal Argentina CEA, que los reúne.

En una comunicación que difundió la agencia católica de Noticas AICA, la comisión ejecutiva de la CEA señaló: “Ante este escenario de trabajo sacrificado y de bajos ingresos, las familias se privan de muchas cosas”. Y en este contexto planteó que “es necesario anticiparse, para que esta situación no profundice la crisis alimentaria”.

Los obispos católicos le pidieron al Estado que la comida llegue “sin descuidar a nadie”. Para “que nadie se quede sin el pan de cada día”. El pedido coincide con un viaje que por estos días hace el presidente, Javier Milei, al Vaticano para concretar una entrevista que le concedió el Papa Francisco (Milei también viajó a Israel).  

Fila de empobrecidos

Como se sabe, ayer hicieron fila más 10.000 argentinos vulnerados, para pedir por la ministra de “Capital Humano” (la nomenclatura Milei del ministerio de temas sociales), Sandra Pettovello. Luego de que esta, con superficialidad manifiesta, dijera que atendería sin intermediarios a “todo aquel que tenga hambre”. La fila ocupó más de 20 cuadras.

Eran trabajadores y trabajadoras de Unión de Trabajadores de la Economía Popular UTEP. Finalmente, no los atendió. Aunque hicieron la fila bajo el sol y el clima hiper caluroso de ayer. Pero en la jornada si tuvo tiempo de firmar un convenio de entrega de comida a una red evangelista de José C. Paz, potable a la gestión Milei.

La ministra justificó el plantón en que ella no los había convocado. “Yo -dijo en declaraciones a la prensa- no cité a la gente para que esté bajo el sol. Los convocaron los dirigentes. El otro día, al verlos en la puerta del ministerio, bajé para atenderlos por una situación puntual. Pero esta vez no los voy a recibir porque yo no los convoqué (…)”.

GC

Dejar una respuesta