Política, San Miguel, Situación Social

San Miguel: asamblea de estudiantes vecinos y trabajadores votaron ir al paro general del 24 de enero

Para el viernes 5 de enero se juntarán a golpear las cacerolas

Para el viernes 5 de enero se juntarán a golpear las cacerolas

El encuentro de la vecindad tuvo lugar en la Plaza de San Miguel. En forma de asamblea, la impulsaron estudiantes de la Universidad de General Sarmiento. Y también participaron estudiantes de la Universidad de Luján,  trabajadores de distintas ramas, desocupados y agrupaciones ambientalistas y feministas. Las y los vecinos resolvieron preparar el paro del 24 convocado por la CGT. Es para expresar el descontento por el DNU Milei y el proyecto de «ley ómnibus» que pretende que se apruebe en el Congreso.

Un grupo de estudiantes y trabajadores de San Miguel, vecinos del distrito, decidieron en asamblea, adherir a la huelga general del 24 de enero. En medio de cacerolazos, en diferentes puntos del país -el último en Mar del Plata cuando el presidente Javier Milei fue a un teatro-, comienzan a extenderse las protestas por el DNU Milei y su «ley ómnibus».

Como es de conocimiento público, el flamante presidente argentino pretende arrogarse la suma del poder público. Es con una ley “ómnibus” donde pide que se decrete el “estado de emergencia” por dos años prorrogables a otros dos. Es decir, durante todo su mandato. Pero ese avance contra las libertades, absurdo en el siglo XXI, no es lo único.

Además, previamente había firmado un Decreto de Necesidad y Urgencia con más de 300 “disposiciones”. Todo, en general, para atribuirse poder y atentar contra derechos constitucionales adquiridos. Sobre esto los expertos coinciden en que es inviable justificar la “necesidad y urgencia” de temas que deben analizarse en tiempo y forma en el Congreso.   

En la Plaza del Centro

En San Miguel, entonces, una asamblea que nació de un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional de General Sarmiento convocó a más gente a organizarse, preocupados por la crítica situación presupuestaria que atraviesa la educación. Y así surgió el tema de las políticas que pretende llevar a cabo Milei

Las y los jóvenes universitarios evaluaron que, por más absurdas que parezcan, las medidas de Milei “afectan al conjunto de los trabajadores”. La asamblea tuvo lugar en un lugar público como la Plaza del Centro, en San Miguel. Donde días atrás, asimismo, se hubo cacerolazos como parte de las protestas contra esos avances paracrestringir derechos.

Cabe consignar que, entre las medidas de Milei, hay en danza un protocolo “antipiquete” al cual han adherido muy pocas provincias. Y en la ley “ómnibus” se pretende encasillar como “delito” la reunión pública de tres o más personas. Es decir esa asamblea de San Miguel hubiera sido “ilegal”. Algo que solo se conoce en dictadura (la última hace 40 años).

De la asamblea participaron vecinos, trabajadores de distintas ramas, desocupados, estudiantes de la Universidad Nacional de Luján, y grupos ambientales y feministas. Como el Movimiento Ecológico y de Trabajo Ambiental METRAM, Mujeres del Oeste. Y partidos políticos como Nuevo MAS, el PTS y el FIT-Unidad, entre otros.

El viernes 5 a la calle

Durante la asamblea, Marcelo Ortega, trabajador de la fábrica Madygraf -una cooperativa que gestionan sus propios trabajadores-, criticó a “la burocracia sindical”. Y valoró la asamblea “con la perspectiva de organizarnos de manera independiente y construir una fuerza social que se proponga realmente enfrentar las políticas de Milei”.

Además. advirtió sobre “este brutal ajuste que quieren que lo pague los trabajadores y no la casta”. En la asamblea también hubo voces de jóvenes que criticaron “las políticas que profundizan aún más la destrucción de nuestro medio ambiente, que favorecen a las multinacionales extractivistas y avanzan sobre los bienes comunes naturales”.

Las y los universitarios exteriorizaron su preocupación por la situación presupuestaria de las casas de estudio. Mientras que las agrupaciones de mujeres y disidencias plantearon sus inquietudes frente a las reformas que vulneran sus derechos, como el caso de la desaparición del Ministerio de las Mujeres Género y Diversidad.

Hacia el final,  se resolvió realizar una nueva asamblea el próximo viernes 5 de enero junto con la convocatoria a un cacerolazo en la Plaza de San Miguel. Los participantes se manifestaron por “empezar a preparar el paro desde ahora mismo, para que sea contundente y activo”. E invitaron otros sectores a sumarse.

AA

Dejar una respuesta