Del País, Opinión, Política, Por Juan José Prado (h)

Política y antipolítica

Senado nacional (foto ilustrativa)

Senado nacional (foto ilustrativa)

El columnista, abogado reconocido en Junín de los Andes (Neuquén), analiza la visión de la “política” que tiene el actual presidente y se pregunta si Milei no abdica también de la República. En esta línea observa que tampoco el federalismo es algo que Milei entienda muy bien. En este contexto, de manera valida, Prado (h) señala que son los gobernadores y los representantes del pueblo los que deben poner los frenos necesarios para que se restepe la Constitución nacional y la democracia.

Por Juan J. Prado (h)*

Desde hace un tiempo escuchamos al vocero presidencial, y al propio Presidente pronunciarse de manera recurrente sobre “La política”. La refiere como un sector social obstruccionista del mejor vivir de los argentinos. Como un sector que solo persigue intereses egoístas por sobre el bienestar de la sociedad.  Este mensaje repetido incansablemente, desde la asunción de Milei, ha generado que el uso del término “la política”, pretenda transformarse en adjetivación negativa.  

Claramente entendemos que el Presidente y su vocero conocen de gramática. Y por ende el sentido generalmente aceptado del término.  No obstante, en sus voces, encontramos la clara y manifiesta intensión de generar una nueva grieta. SI, una nueva grieta que cruza transversalmente a la anterior. 

En un lado encontramos las ideas y propuestas de Milei. Concretadas en el frustrado proyecto llamado por él “Ley Bases”. Por su curiosa extensión se la conocía más como “ley ómnibus”. Y también en su DNU 70/20203, que en estos días comenzará a discutirse en la comisión bicameral, y se espera que tenga igual suerte que la ley ómnibus. Otro fracaso.

Del otro lado de la grieta de Milei está el resto del mundo de las idea.  Ciertamente lo que se pretende con esta falsa disyuntiva es generar la idea de un comics, referencia que en otra expresión escrita utilicé, Milei por un lado como personaje superpoderoso con sus banderas del bien. Y el resto de los que piensan distinto, algunos opositores, la junta del mal.

“¿Si “la política”, para Milei, es algo negativo,
la República también lo es?”

Ahora bien “política” es una palabra que nos viene del griego. Deriva de “pólis”, “ciudad estado”. Y de allí derivan Politeia “estado”, “constitución”, “régimen político”, “república”; politika, las cosas políticas o cívicas y politiké “el arte de la política”.  El diccionario de la Real Academia Española otorga otras acepciones más amplias.

Así, por ejemplo, la RAE propone  “cortés, urbano”; parentesco por afinidad, cortesía y buen modo de portarse, y otras más que tienen que ver con la “cosa pública” ahora en ninguna de ellas se infiere un sesgo negativo, muy por el contrario.  Entonces por que se descalifica el término asociándolo a todas las fuerzas del mal.

Aunque resulte difícil de aceptar los argentinos entronamos en el sillón de Rivadavia a un individuo que realmente detesta, aborrece y pretende destruir la política. Pero en su acepción gramatical mas auténtica.  Sus medidas y su actitud así lo expresan ¿Si “la política” para Milei es algo negativo, la República también lo es? Sin lugar a duda, sí.

Claramente desde el inicio de su gestión se puso de espaldas a la principal pata del sistema Republicano, El Congreso de la Nación. El cual, es la fuente de las leyes. Expresión del sistema de división de poderes. Por otro, lado ha generado recortes en las partidas para el Poder Judicial, quitándole de esta manera autonomía y debilitando la otra pata del sistema.

Esos poderes del Estado si son la ”base” de la República, no lo es la “ley ómnibus”, más allá del nombre. Por lo tanto, si la política la asociamos -según entendemos todos hasta hoy- a República, Milei va contra el sistema Republicano. También va contra el Federalismo como es de público conocimiento.

¿Por qué este ataque?

Los recortes a las partidas que por ley les corresponden a las provincias es solo un aspecto.  También fue contra la obra pública. Destrata a las provincias, como hace dos siglos se destrataba al “interior”. Así, se han pronunciado los gobernadores en términos que no se oían desde el siglo XIX.

Primero en un comunicado de los gobiernos de la Patagonia, luego las manifestaciones del Gobernador de Chubut, y el respaldo casi total del resto de los gobernadores.  ¿Por qué este ataque? Los gobernadores son electos por sus coterráneos, y no han llegado al poder con las ideas de La Libertad Avanza, ni con las de Milei, esto claramente.

La mayoría de ellos asumieron con propuestas que tienen como eje mejorar el sistema de salud, educación estatal. Fortalecimiento y crecimiento de obras publicas para mejorar la calidad de vida de los habitantes de sus provincias.  Ellos se deben a su territorio, no solo a “la Nación”. Serán más o menos complacientes con el gobierno central en tanto y en cuanto puedan conseguir agua para sus molinos. Así fue siempre y es un aspecto legítimo. 

El ataque a los gobernadores importa la negación y rechazo al sistema Federal. Olvida Milei -o no se enteró- que las Provincias son el sustento de la Nación. Que ni siquiera la CABA puede ser considerada un aliado. Porque la CABA no es provincia, no tiene el estatus de tal. Si, Milei va contra la constitución, contra “la Polis”.

“Vemos como los ciudadanos
son corridos a niveles de pobreza récord.”

Por último, el componente de cualquier Estado es su población. Claramente también se ve que para Milei el Estado es un concepto negativo. Milei va contra el Estado. Quiere, pretende y trabaja denodadamente para que cada vez sea mas débil, llegue a menos personas, anteponiendo a las funciones propias del Estado las fuerzas del Mercado.

Se trata no solo de una plataforma anacrónica. Si no, donde nadie sale a sostener a los más débiles, ni se sitúa en el rol de árbitro para equilibrar fuerzas entre los más poderosos y los débiles. En frase de Alfonsín “el gallinero de gallinas libres con el zorro libre”. Así, hoy vemos perplejos, como en apenas tres meses la sociedad se desgrana.

Vemos como los ciudadanos son corridos a niveles de pobreza récord. Pero a la Casa Rosada, solo van a protestar una ínfima parte de Argentinos. Son los más los que golpean frente a los municipios de localidades alejadas. A estos ciudadanos quienes deben dar respuesta inmediata son los Gobernadores.   

Será entonces la responsabilidad de estos últimos, por si y por medio de sus legítimos representantes,  poner el freno necesario para que la figuras de la antipolítica retrocedan y dejen “liberado” el juego de los poderes del Estado, conforme nos pauta nuestra Constitución, y en definitiva la Democracia.

*abogado de amplia trayectoria en San Martín de los Andes, provincia de Neuquén

  1. Muy bueno Juan! Muy claro y realista con la realidad que estamos viviendo como Sociedad .

Dejar una respuesta